Comience a escribir para ver los productos...
  • Menu Menu
  • Categorías Categorías

Carrito de compras

Cerrar

Ideas para compartir Ideas para compartir

Ideas para compartir Ideas para compartir

Cómo cambiar un vendaje de cirugía o apósito postquirúrgico Cómo cambiar un vendaje de cirugía o apósito postquirúrgico

Cambiar un vendaje quirúrgico no es difícil, pero es importante que el cambio de apósito se realice correctamente para proteger la herida y prevenir infecciones.

Para empezar, es fundamental proteger la incisión y no tocarla directamente con las manos. Previamente a revisar la herida se debe lavar muy bien las manos y después, de preferencia, usar guantes de grado médico. La mayoría de las personas piensan que se lavan las manos correctamente, cuando en realidad se suele dejar varios detalles importantes en el lavado de manos. Considera revisar la técnica adecuada para lavarte las manos antes de cambiar el apósito quirúrgico.

Con suerte nunca necesitarás saber cómo cubrir una herida quirúrgica con un apósito especializado. Sin embargo, si alguna vez tienes que cambiar un apósito para heridas, ya sea por una herida aguda leve o por algo más serio, esta práctica guía paso a paso te será de gran ayuda.

Aprender cómo cambiar un vendaje de cirugía o apósito postquirúrgico es un proceso sencillo, pero es importante hacerlo correctamente para evitar infecciones. Incluso si nunca antes has cambiado un apósito, los siguientes pasos te guiarán con éxito.

Haz un plan para cambiar tu vendaje a diario o con más frecuencia si está visiblemente sucio o mojado, a menos que tu cirujano o una enfermera te haya indicado otra frecuencia de cambio o te haya dado información de cuidado específica.

PASO 1: Consigue los suministros adecuados para el cuidado de heridas.

Asegúrate de reunir los siguientes artículos y colócalos sobre una mesa limpia, preferentemente sobre una alfombra de superficie estéril:

 ● Guante estéril
 ● Agua salina
 ● Tijeras
 ● Ungüento antibiótico
 ● Almohadillas de gasa o gasa enrollada
 ● Apósito antiadherente
 ● Cinta o apósito secundario de fijación
    Cómo cambiar un apósito en la rodilla: Qualis Skopein

    ARTÍCULO RELACIONADO: Factores que afectan la curación de heridas

    PASO 2: Lavado de manos correcto

    Lava y seca bien tus manos. Posteriormente, usa un nuevo par de guantes estériles.

    Para cambiar un vendaje de cirugía, empezarás y terminarás lavándose las manos a fondo y correctamente. Puede parecer que hay una cantidad excesiva de lavado de manos en el proceso de cambio de un vendaje, pero esto se hace para prevenir infecciones y es necesario. Lavarse las manos correctamente es la mejor manera de evitar una infección que retrase la curación.

    PASO 3: Quitar el apósito usado

    Retira el apósito o vendaje para heridas usado. Afloja y levanta con cuidado de una punta el apósito viejo y luego retíralo lentamente. Usa un poco de agua salina para aflojar las partes pegajosas. Ten cuidado de no quitar la cinta que el cirujano utilizó para cerrar la herida.

    Para una mejor remoción del adhesivo del apósito, se puede usar un spray removedor de adhesivos o toallitas removedoras de adhesivo.

    PASO 4: Limpiar la herida

    Usa una gasa para comenzar la limpieza de la herida. Humedece la gasa con agua salina y limpia cuidadosamente la sangre u otros líquidos visibles.
    Si no cuentas con agua salina, usa agua potable y jabón para limpiar suavemente la incisión, no es necesario que uses jabón antibacteriano.

    No frotes la incisión, no quite las costras ni intentes limpiar las suturas o grapas. Seca muy bien la herida quirúrgica con palmaditas con una nueva gasa limpia o déjela secar al aire. No coloques el nuevo apósito en una incisión húmeda a menos que estés cambiando un apósito de húmedo a seco, que tiene su propio método que no se describe aquí y debe ser supervisado por un profesional de la salud. Mientras esperas que se seque la herida, revisa bien el área en busca de signos de infección.

    Limpieza de herida quirúrgica en el abdomen con solución salina y gasa: Qualis Skopein

    Si estás ayudando a alguien con el cambio de apósito, quítate y desecha los guantes, lava muy bien tus manos de nuevo y ponte un par de guantes estériles nuevos. Es importante volverse a lavar las manos después de la limpieza de la herida. De esta manera, cualquier material infeccioso que se haya limpiado no volverá a introducirse en la lesión.

    PASO 5: Aplica el nuevo apósito

    Primero, aplica un ungüento antibiótico a la herida o cualquier otro producto recomendado por una enfermera o médico. Después coloca el apósito antiadherente a la herida, más cualquier apósito secundario de fijación o vendaje adicional que se pueda necesitar.

    No uses lociones, polvos o limpiadores que no hayan sido aprobados por tu cirujano.

    Si es posible, saca los vendajes del paquete según sea necesario y colócalos directamente sobre la incisión. Sacar del empaque el apósito, gasa o vendas justo antes de usar ayudará a prevenir la contaminación de estos dispositivos.

    PASO 6: Asegura en su lugar el nuevo apósito

    Es fundamental revisar que el apósito primario y secundario estén bien colocados. Con frecuencia es necesario el uso de cintas o películas transparentes para fijar en su lugar el apósito, dependiendo de dónde se encuentre la herida.

    Si estás usando cinta adhesiva, aplícala en dos o más bordes de la almohadilla para que quede segura. Los apósitos deben cambiarse al menos una vez al día o siempre que la sangre o exudado haya empapado el vendaje. Consulta a tu médico.

    CONTINUAR LEYENDO: TIME, principios de preparación del lecho de la herida

    Cambiar un vendaje quirúrgico no es difícil, pero es importante que el cambio de apósito se realice correctamente para proteger la herida y prevenir infecciones.

    Para empezar, es fundamental proteger la incisión y no tocarla directamente con las manos. Previamente a revisar la herida se debe lavar muy bien las manos y después, de preferencia, usar guantes de grado médico. La mayoría de las personas piensan que se lavan las manos correctamente, cuando en realidad se suele dejar varios detalles importantes en el lavado de manos. Considera revisar la técnica adecuada para lavarte las manos antes de cambiar el apósito quirúrgico.

    Con suerte nunca necesitarás saber cómo cubrir una herida quirúrgica con un apósito especializado. Sin embargo, si alguna vez tienes que cambiar un apósito para heridas, ya sea por una herida aguda leve o por algo más serio, esta práctica guía paso a paso te será de gran ayuda.

    Aprender cómo cambiar un vendaje de cirugía o apósito postquirúrgico es un proceso sencillo, pero es importante hacerlo correctamente para evitar infecciones. Incluso si nunca antes has cambiado un apósito, los siguientes pasos te guiarán con éxito.

    Haz un plan para cambiar tu vendaje a diario o con más frecuencia si está visiblemente sucio o mojado, a menos que tu cirujano o una enfermera te haya indicado otra frecuencia de cambio o te haya dado información de cuidado específica.

    PASO 1: Consigue los suministros adecuados para el cuidado de heridas.

    Asegúrate de reunir los siguientes artículos y colócalos sobre una mesa limpia, preferentemente sobre una alfombra de superficie estéril:

     ● Guante estéril
     ● Agua salina
     ● Tijeras
     ● Ungüento antibiótico
     ● Almohadillas de gasa o gasa enrollada
     ● Apósito antiadherente
     ● Cinta o apósito secundario de fijación
      Cómo cambiar un apósito en la rodilla: Qualis Skopein

      ARTÍCULO RELACIONADO: Factores que afectan la curación de heridas

      PASO 2: Lavado de manos correcto

      Lava y seca bien tus manos. Posteriormente, usa un nuevo par de guantes estériles.

      Para cambiar un vendaje de cirugía, empezarás y terminarás lavándose las manos a fondo y correctamente. Puede parecer que hay una cantidad excesiva de lavado de manos en el proceso de cambio de un vendaje, pero esto se hace para prevenir infecciones y es necesario. Lavarse las manos correctamente es la mejor manera de evitar una infección que retrase la curación.

      PASO 3: Quitar el apósito usado

      Retira el apósito o vendaje para heridas usado. Afloja y levanta con cuidado de una punta el apósito viejo y luego retíralo lentamente. Usa un poco de agua salina para aflojar las partes pegajosas. Ten cuidado de no quitar la cinta que el cirujano utilizó para cerrar la herida.

      Para una mejor remoción del adhesivo del apósito, se puede usar un spray removedor de adhesivos o toallitas removedoras de adhesivo.

      PASO 4: Limpiar la herida

      Usa una gasa para comenzar la limpieza de la herida. Humedece la gasa con agua salina y limpia cuidadosamente la sangre u otros líquidos visibles.
      Si no cuentas con agua salina, usa agua potable y jabón para limpiar suavemente la incisión, no es necesario que uses jabón antibacteriano.

      No frotes la incisión, no quite las costras ni intentes limpiar las suturas o grapas. Seca muy bien la herida quirúrgica con palmaditas con una nueva gasa limpia o déjela secar al aire. No coloques el nuevo apósito en una incisión húmeda a menos que estés cambiando un apósito de húmedo a seco, que tiene su propio método que no se describe aquí y debe ser supervisado por un profesional de la salud. Mientras esperas que se seque la herida, revisa bien el área en busca de signos de infección.

      Limpieza de herida quirúrgica en el abdomen con solución salina y gasa: Qualis Skopein

      Si estás ayudando a alguien con el cambio de apósito, quítate y desecha los guantes, lava muy bien tus manos de nuevo y ponte un par de guantes estériles nuevos. Es importante volverse a lavar las manos después de la limpieza de la herida. De esta manera, cualquier material infeccioso que se haya limpiado no volverá a introducirse en la lesión.

      PASO 5: Aplica el nuevo apósito

      Primero, aplica un ungüento antibiótico a la herida o cualquier otro producto recomendado por una enfermera o médico. Después coloca el apósito antiadherente a la herida, más cualquier apósito secundario de fijación o vendaje adicional que se pueda necesitar.

      No uses lociones, polvos o limpiadores que no hayan sido aprobados por tu cirujano.

      Si es posible, saca los vendajes del paquete según sea necesario y colócalos directamente sobre la incisión. Sacar del empaque el apósito, gasa o vendas justo antes de usar ayudará a prevenir la contaminación de estos dispositivos.

      PASO 6: Asegura en su lugar el nuevo apósito

      Es fundamental revisar que el apósito primario y secundario estén bien colocados. Con frecuencia es necesario el uso de cintas o películas transparentes para fijar en su lugar el apósito, dependiendo de dónde se encuentre la herida.

      Si estás usando cinta adhesiva, aplícala en dos o más bordes de la almohadilla para que quede segura. Los apósitos deben cambiarse al menos una vez al día o siempre que la sangre o exudado haya empapado el vendaje. Consulta a tu médico.

      CONTINUAR LEYENDO: TIME, principios de preparación del lecho de la herida

      ¡APROVECHA
      15% OFF EN TODA LA TIENDA
      ¡APROVECHA
      15% OFF EN TODA LA TIENDA


      Descuento válido solo por el mes de agosto.
      Envíos a toda la República Mexicana


      Descuento válido solo por el mes de agosto.
      Envíos a toda la República Mexicana

      #title#

      #price#
      ×